| | Buletina | Adierazpena | Kontaktua

> Dokumentuak

El 1 de mayo entre la historia y el futuro

La cultura burguesa, que es tan esencialmente política como la popular pero de signo opuesto, hace esfuerzos permanentes y desesperados para aplastar la conciencia-para-sí del pueblo trabajador. El sindicalismo siempre empezó a retroceder nada más iniciar su alejamiento de la cultura popular, de las vivencias y sentimientos del pueblo una vez este salía de las paredes del centro de trabajo. Muchos sindicalistas siguen cometiendo el error suicida de no defender reivindicaciones sociopolíticas tendentes a la victoria del socialismo.