| | Buletina | Adierazpena | Kontaktua

> Dokumentuak

El Capital (El proceso de intercambio)

Volumen 1, libro primero, capítulo II

Este es el segundo capítulo del primer tomo del El Capital, «El proceso de intercambio». Las mercancías no pueden intercambiarse ellas mismas, es necesario que exista una persona que las posea. Para intercambiar dos mercancías los poseedores deben reconocerse como propietarios privados. El poseedor de mercancías sólo se aviene a desprenderse de las suyas a cambio de otras cuyo valor de uso satisfaga sus necesidades. En este sentido, el cambio no es, para él, más que un proceso individual. Pero para poder realizarse como valores, no tienen más camino que acreditarse como valores de uso. El dinero constituye un producto necesario del proceso de intercamio en el que se equiparan los diversos productos del trabajo y que se transforman realmente en mercancías.