| | Buletina | Adierazpena | Kontaktua

> Dokumentuak

El espantajo de la «invasión»

Fragmento de «La crisis de la socialdemocracia»

A pesar de todo, ahora, que no hemos podido impedir que la guerra estalle; ahora, que la guerra es, por lo menos, una realidad, que el país se halla ante una invasión enemiga, ¿debemos dejar a nuestro propio país indefenso, abandonarlo al enemigo? ¿Abandonar los alemanes su país a los rusos, los belgas a los alemanes, los servios a los austriacos? Seguramente, un pueblo que capitula ante el enemigo exterior es un pueblo indigno, tal como es indigno el partido que capitula ante el enemigo interno.