| | Buletina | Adierazpena | Kontaktua

> Dokumentuak

La igualdad de derechos de las naciones

La política de opresión de las nacionalidades es una política de división de las naciones. Al mismo tiempo, es una política de corrupción sistemática de la conciencia de pueblo. Los ultrareaccionarios basan todos sus cálculos en la contraposición de los intereses de las distintas naciones en el envenenamiento de la conciencia de las masas ignorantes y oprimidas. Pero lo que necesita la clase obrera no es la división, sino la unidad. No tiene peor enemigo que los salvajes prejuicios y supersticiones que siembran sus enemigos entre la masa ignorante.