| | Buletina | Adierazpena | Kontaktua

> Dokumentuak

Mercenarios de la guerra sucia

Durante las campañas de guerra sucia llevadas a cabo en Iparralde contra los exiliados vascos, dos mercenarios murieron víctimas de sus propias bombas. Fueron Marcel Cardona, al que en 1975 le explotó la bomba-lapa que estaba colocando en el auto de Josu Urrutikoetxea, en Biarritz, y Jean-Pierre Chérid, el más célebre de los mercenarios de la guerra sucia, que pereció también en la misma ciudad, en 1984, cuando manipulaba un coche-bomba para atentar contra varios exiliados.